Historias de amor en joyería

  Eternity Joyeria  

 (856)    (6)    0

Hace un poco más de diez años tengo el gusto de trabajar con joyería de bodas y uno de los aspectos que me hacen sentir muy agradecida, es haber tenido la oportunidad de conocer maravillosas historias sobre el momento más emocionante en la vida de cualquier persona enamorada, su boda. 

En este momento histórico, desde casa, como un ejercicio creativo que me permita repensar los procesos tradicionales en los cuales he trabajado en la última década, compartiré estas historias que han dejado un legado no solo para Eternity joyería sino para mí, a nivel personal.  

La primera comienza un sábado en la mañana del año 2019, cuando un novio enamorado, al cual llamaré Santiago (no usaré nombres reales), llega a Eternity a buscar un anillo de compromiso.  

Como usualmente hago, pregunté sobre la persona que va a recibir la joya, haciendo un ejercicio de imaginar sus momentos cotidianos para visualizar la joya perfecta para ella, o él. Esta vez se trataba de Laura, una mujer delicada, clásica yde todos los diseños que vimos el elegido fue un delicado anillo cruzado en oro blanco con diamantes en delgadas líneas y un diamante central súper robusto. Yo lo sentí como un complemento de la personalidad delicada de Laura con el carácter y gusto por el lujo de Santiago.  

Fabricamos el anillo con un circón que se utilizaría temporalmente y después sería reemplazado por el diamante. Entre risas y nervios, a los ocho días Santiago recibió el anillo dispuesto a entregarlo a su prometida. y casi un año después estaba listo para elegir sus argollas. Como usualmente sucede en esta ocasión conocí a Laura, la novia, y pude comprobar su felicidad y empatía. Este momento me encanta, cuando los veo juntos y sé que ella dijo ¡sí! y ahora están planeando una vida juntos.  

La pedida de mano fue realmente especial y es lo que con este escrito quisiera resaltar. La anécdota sucede en el mar caribe con este par de enamorados en un bote saliendo a pasear por la carismática costa de Cartagena. Me imagino que fue para el atardecer, aunque bueno, acá debo hacer una aclaración, algunos detalles sobre estos relatos que estaré compartiendo con ustedes, hacen parte de mi imaginación. Yo escucho esbozos de estos cuentos en medio de una conversación sobre diamantes y diseño, así en mi cabeza quedan estos recuerdos de lugares y personas que no he visto, pero a partir de ahí, hacen parte de la memoria de Eternity. 

Pero bueno, regresemos al mar caribe, acercándose a la costa de la pequeña isla de San Bernardo; Laura vio a un grupo de personas que después de observar unos segundos, cayó en cuenta que se trataba de su familia. Cuando ella busca con su mirada a Santiago para entender qué pasa, él estaba sonriendo con una cajita abierta en sus manos dejando ver el anillo en oro blanco cruzado con delicados diamantes bajo el cielo rosado de Cartagena ¿te quieres casar conmigo? como ya sabemos que Laura dijo sí, ahí estaba frente a mí con su carita de felicidad eligiendo el diseño de su argolla, o bueno, en este caso, argollas, ya que Santiago insistió en que fueran dos, en oro rosado y amarillo para completar la trilogía de oros. 

Sin embargo, aún había más sorpresas para Laura, con la excusa de enviar el anillo al taller para fabricar las argollas reemplazamos el circón por un diamante central cercano a un quilate. El resultado fue espectacular y logramos mantener el secreto hasta el día de la entrega. En medio de una sonrisa gigante, Laura se midió sus anillos y justo después se aplicó gel antibacterial, cualquier otro día le hubiera sugerido nunca aplicar alcohol directamente sobre una joya, pero hoy es una casi una obligación. Los tres evitamos el tocar el tema sobre la particular situación en la cual nos encontrábamos viviendo en todo el planeta, tan solo por un momento, dejó de ser nuestro pensamiento principal.  

Así termine el último día de trabajo, antes de cerrar la tienda por una cuarentena que seguimos sin saber hasta cuando durará. Con una sonrisa nos despedimos sin estrechar la mano de Santiago a quien aprovecho para agradecer por confiar en Eternity para algo tan importante en su vida lo cual resultó siendo uno de los trabajos más importantes que he hecho como joyera. 

Hoy les escribo desde mi casa, sintiéndome super agradecida con la vida por permitirme no solo trabajar en algo que realmente amo como es el diseño, las joyas y la moda, sino por el hecho de que llevo más de diez años día a día atendiendo a personas enamoradas contando sus historias llenas de felicidad. Aunque es un momento de incertidumbre, esto me llena de motivación ya que así debamos replantear nuestros proyectos por el bienestar común, mientras lo hagamos con amor, siempre encontraremos creativas formas de continuar.

 (856)    (6)    0

Your comment has been sent successfully. Thanks for comment!
Leave a Comment
Captcha
Facebook comments